Kinetic

La vida es movimiento. Desde el principio. Primero, un pequeño paso; más tarde, quizá un salto gigante. Sin actividad no puede haber ideas ni experiencias. Cualquier niño lo sabe. Sin una curiosidad en la que centrarse, no puede haber preguntas y respuestas – el impulso más importante de nuestras acciones: El aprendizaje nunca es pasivo, el pensamiento no es una actividad abstracta desconectada del cuerpo. Incluso trabajar con el cerebro significa hoy, ante todo, movimiento intelectual y físico. Porque sienta bien y despeja la mente y el cuerpo. Porque el movimiento nos transforma, estimula el rendimiento, la concentración y la motivación. Por eso, los espacios de oficina son, ante todo, espacios para el movimiento y la colaboración. De ahí nace Kinetic.

     

Categoría: